RSS

Consagraciones Diarias

María Refugio del Amor Santo

CONSAGRACIÓN MATUTINA AL ESPÍRITU SANTO

Santísimo Espíritu, yo te consagro cada momento de este día. Abre mi corazón a Tus inspiraciones. Aliéntame a hacer la Divina Voluntad de Dios. Amén.

“Cuando comiences el día de esta forma, el Espíritu Santo estará contigo y te guiará. No temas ninguna consecuencia del día, pues estarás bajo Su protección.” (Nuestra Señora, 3 de Enero de 1998.)

CONSAGRACIÓN A LA ABNEGACIÓN 

Querido Jesús, Divino y Amado Salvador, el día de hoy rindo a Ti cada dolor físico, espiritual o emocional. No me quejaré por los inconvenientes, por las demandas sobre mi tiempo, por la invasión a mi privacidad, ni por la rudeza de quienes pongas en mi vida el día de hoy. Con Tu ayuda, aceptaré cada momento presente en Amor Santo. Amén.

“Esta es la forma de vivir todos los días, dando la gloria a Dios cuando te levantas. Reza esta oración con todo tu corazón.”

“Esta es la amorosa y dulce rendición de toda tu vida, empezando en el momento presente. Esta pequeña oración es la consagración a la abnegación. Rézala con amor.” (San Martín de Porres, 31 de Noviembre del 2006.)

CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN EUCARÍSTICO 

Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús, Víctima Eterna, verdaderamente presente en los sagrarios del mundo, a Ti consagro todo mi ser, cuerpo y alma, pongo en Tu Corazón, brasa ardiente de Amor Divino, cada una de mis angustias y peticiones. Tómame y úsame de acuerdo a lo que necesites para promover el Glorioso Reino de Tu Corazón Eucarístico en la tierra.

“Consagren su día a Mi Corazón Eucarístico… siempre comiencen su día de esta manera. Derramo en abundancia Mi Amor Divino cuando la rezan.” (Jesús, 1º de Marzo del 2001.)
                                                                                                                                               >subir

CONSAGRACIÓN A LA LLAMA DEL AMOR SANTO 

Inmaculado Corazón de María, humildemente te pido que lleves mi corazón a la Llama del Amor Santo, que es el refugio espiritual de toda la humanidad. No veas mis faltas ni mis fallas, más bien permite que estas iniquidades sean quemadas por esta Llama purificadora.

A través del Amor Santo, ayúdame a ser santificado en el momento presente, y al hacerlo, darte a Ti, querida Madre, cada uno de mis pensamientos, palabras y obras. Tómame y úsame de acuerdo a lo que te sea agradable. Permíteme ser Tu instrumento en el mundo, todo para la mayor gloria de Dios hacia Tu victorioso Reino. Amén.

CONSAGRACIÓN DIARIA AL AMOR SANTO 

Padre Celestial, consagro mi corazón en este momento presente al Amor Santo. Mantenme atento a esto a lo largo del día para que todos mis pensamientos y acciones procedan del Amor Santo. Cubre esta petición con la Preciosísima Sangre de Jesús, Tu Hijo, y protégela con las Lágrimas de Su Madre Dolorosa. Amén.

“Hermana, hoy en día hay muchas distracciones en tu vida. Jesús desea que consagres tu día al Amor Santo. Me envía para que te repita esta oración.” (Santo Tomás de Aquino, 21 de Enero del 2002.)
                                                                                                                                               >subir
CONSAGRACIÓN AL AMOR DIVINO 

Mi Jesús, el mismo Amor Divino, me consagro completamente a Ti. En y por medio de esta consagración uno mi alma al Amor Divino, comprendiendo que al hacerlo seré un mártir de amor. Elijo buscar únicamente complacerte en el momento presente, Jesús. Así pues, te entrego mi salud, mi apariencia e incluso lo que me conforta. Por esta entrega suplico que el Amor Divino pueda alcanzar la victoria en cada corazón. Cubierto por esta consagración a Tu Amor Divino, dulce Jesús, recibe mi “sí” a Tu Divina Voluntad en cada momento y en cada respiro.

No busco nada que Tú no quieras que busque. No amo persona, lugar o cosa alguna más allá de Tu Voluntad para mí. Abrazo cada cruz que permites para mí y aprecio cada gracia que me das. Amén. 

                     ORACIÓN DE AYUDA PARA VIVIR LA CONSAGRACIÓN AL AMOR DIVINO

Padre Celestial, Señor Jesucristo y Espíritu Santo de Dios, vengo delante de Ti al haber consagrado mi cuerpo y mi alma al Amor Divino. Pido Tu ayuda para vivir esta consagración en cada momento presente. Ayúdame a entregarme a cada cruz, y a reconocer y corresponder a cada preciosa gracia que das en mi vida. A través de mi consagración al Amor Divino, suplico Tu ayuda para aniquilar mi propia voluntad y así vivir en Tu Divina Voluntad. Amén.

“Recita diariamente esta oración junto con la consagración al Amor Divino, y recibirás un ángel a tu lado para ayudarte en la fidelidad a la consagración.” 
Para todos aquellos que se rendirán al Amor Divino a través de una verdadera consagración, Jesús promete estos beneficios espirituales:

*Su Ayuda para entrar profundamente al Amor Divino: Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

*Su Ayuda para un conocimiento más profundo de la Santidad de Dios y Su Divina Voluntad en el momento presente.

*Las cruces en sus vidas serán más meritorias, ya que podrán entregarse más completamente a ellas. Así como el Corazón Victorioso de Jesús está abrazado por una corona de espinas, así estarán sus propios corazones abrazados, trayéndole pecadores.

*Cada pena en esta vida será dulce y ligera por Su gracia.

*Sus vidas serán signos de Amor Divino en el mundo.

*Aquellos que vivan en el Amor Divino y en la Voluntad de Dios, tendrán paz en esta vida y la promesa de la salvación en su muerte. Es entonces cuando la Madre de Jesús vendrá por ellos con Sus ángeles.

CONSAGRACIÓN A LOS CORAZONES UNIDOS 

Dignísimos Corazones Unidos de Jesús y María, deseo consagrarme este día a Ustedes. Les rindo todo lo que poseo, tanto interior como exteriormente. Permitan que mi vida sea un continuo himno de alabanza a Sus Santísimos Corazones Unidos. Lleven a lo profundo de Sus Corazones, las victorias y las derrotas de este momento. Úsenlas como sea necesario para lograr la victoria de Su Reino Triunfante. Amén. 
                                                                                                                                               >subir
CONSAGRACIÓN A LA CRUZ 

Jesús mío, yo me consagro este día a Tu Santa Cruz. Así como tomaste sobre Ti mismo la gran Cruz por toda la humanidad, así yo prometo abrazar las cruces en mi vida. Cada cosa que yo sufra te la ofrezco a Ti, mi Dulce Jesús, como expiación de mis pecados y los del mundo entero. Comenzaré y terminaré cada día a los pies de Tu Cruz, junto con nuestra Madre Santísima y San Juan, nuestro hermano. Mi único placer será consolarte, mi Dulce Salvador. Amén.

“Cada vez que se reúnan, conságrense a la Cruz (Oración de la ‘Consagración a la Cruz’). De esta manera llegarán a amar la Cruz como Mi Hijo desea.” 
(Nuestra Señora, 17 de Diciembre de 1993.)


CONSAGRACIÓN DEL MOMENTO PRESENTE 

Querido Padre Celestial, rindo este momento presente a Tu Santa Voluntad. Elijo ser purificado a través de los Corazones de Jesús y María. Me rindo a cada cruz y gracia que Tú elijas para mí. Confío en Tu Divina Providencia. Soy, en este momento presente, Tu siervo del Amor Santo. Amén.

CONSAGRACIÓN A LA DIVINA VOLUNTAD 

Padre Celestial, deseo que pongas el Sello de Tu Divina Voluntad sobre mi corazón. De esta manera, aceptaré Tu Voluntad en todas las situaciones y en cada momento presente. Aceptaré todas las cosas de Tu Mano para el bien de mi salvación y la salvación de los demás. Amén.
                                                                                                                                               >subir
CONSAGRACIÓN DE LAS FALTAS AL AMOR DIVINO 

Querido Jesús, el Amor Divino Encarnado, en este momento presente te pido que aceptes la rendición de todas mis faltas. Consagro al Amor Divino cada falta y cada debilidad. Por medio de esta rendición, yo sé que Tú me mostrarás más claramente cuáles son mis faltas y la razón por la que caigo en ellas, y Tú me darás la fortaleza para sobreponerme a ellas. Amén.

“El día de hoy he venido para ayudarte a que te des cuenta del beneficio de consagrar todas tus faltas al Amor Divino. En este acto de consagración te darás cuenta de la raíz de tus faltas -que es el portal que Satanás utiliza para desviarte- de la naturaleza de tus fallas y de la solución para sobreponerte a cada falla. Este es el paso que cada alma debe tomar para que el Amor Divino sea victorioso en su corazón.” (Santo Tomás de Aquino, 31 de Agosto del 2005.)

CONSAGRACIÓN A LA VERDAD 

Tus palabras, Señor, son Luz y Verdad. Tu Provisión, Tu Misericordia y Tu Amor llegan a mí revestidos de la verdad. Ayúdame siempre a vivir en Tu Verdad. 
 
Asísteme para reconocer el engaño de Satanás en mis propios pensamientos y en los pensamientos, palabras y acciones de los demás. No permitas que la humildad se me escape, ya que yo sé que la humildad es la verdad misma. Amén.

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS 

Adorabilísimo Sagrado Corazón de Jesús, mira nuestra pobreza con la bondad de Tu misericordia. Hazte presente, Oh amoroso Corazón de Jesús, cuando caigamos en el pecado, cuando oremos, cuando estemos trabajando y cuando estemos divirtiéndonos. Acércanos a Tu graciosísimo Corazón.

Oh fuente de salvación, nunca permitas que perdamos de vista nuestro objetivo: alcanzar el Cielo. Ayúdanos cuando Satanás extienda su desaliento. Abre nuestros ojos a sus múltiples trampas. Sé nuestro guía hacia la preciosa Llaga de Tu Corazón para que podamos tomar de su fuente de vida. Consérvanos siempre atentos a Tu infinita Misericordia y a Tu eterno Amor por toda la humanidad. Enséñanos a amar como Tú amas, Dulce Corazón de Jesús. Abre nuestro pobre corazón al amor. Permítenos atesorar siempre Tu Sacratísimo Corazón. Amén.
                                                                                                                                               >subir
CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA 

Querida y Bendita Virgen María, Protectora de Nuestra Fe y Madre de todo Bien, ven a nosotros con Tu amor maternal. Abre Tu Purísimo e Inmaculado Corazón y permite que el néctar de la gracia que hay dentro de Él se derrame sobre nosotros. Llena nuestras almas con este dulce néctar.

Ayúdanos a consagrar nuestra vida a Tu servicio. Acércanos a Tu Amadísimo Hijo. Muéstranos el camino de salvación y lleva nuestro corazón a la santidad. Permite que cada una de nuestras metas esté en armonía con Tu Inmaculado Corazón. Toca nuestros corazones, querida Madre. Amén.

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO 

Santos y Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María, en este día, en el momento presente, consagramos a Ustedes nuestro matrimonio. A través de esta consagración, ofreceremos nuestros corazones a Su victoria. Unidos a Ustedes aspiramos Su protección y providencia. Que en cada respiro aumente nuestro amor a Ustedes y entre nosotros. Cubran nuestros corazones con la Divina Voluntad del Padre Eterno. Ayúdennos para que en y a través de Sus Corazones Unidos crezcamos en santidad. Amén.

“Les estoy dando esta consagración del matrimonio a Nuestros Corazones Unidos a causa de estos tiempos. Estos últimos días antes de Mi regreso triunfante, veo a Satanás atacando todas las vocaciones, pero en particular el sacerdocio y el matrimonio. Los matrimonios consagrados a Nuestros Corazones Unidos encontrarán su camino más fácil. Recen esta oración diariamente para Nuestra Protección y Providencia.”

“Propaguen esta consagración. Lleva consigo muchas gracias. Fortalecerá el alma de los matrimonios decaídos. Aumentará el fervor en los corazones. Convertirá a los no convertidos que consientan rezarla.” (Jesús, 2 de Febrero de 1996.)
                                                                                                                                               >subir
CONSAGRACIÓN DIARIA DE LAS FAMILIAS A LOS CORAZONES UNIDOS DE JESÚS Y MARÍA 

Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María, Ustedes son uno al desear la salvación, santidad y santificación de cada alma. Consagramos a Ustedes nuestra familia buscando Su Victoria en nuestros corazones y en el mundo. Reconocemos la perfección de Su misericordia en el pasado, la abundancia de Su providencia en el futuro y la suprema soberanía de la Divina Voluntad del Padre en el momento presente. Deseamos ser parte de Su reinado triunfante que comienza en este momento presente con nuestro “sí” al Amor Santo y Divino. Con la ayuda de Su gracia queremos vivir esta consagración en cada momento futuro. Así estaremos unidos en Su triunfo, queridos Corazones Unidos de Jesús y María. Amén.

Jesús dice: “Hay muchas gracias que son desconocidas para el mundo y que estoy dispuesto a dar a cada alma. Estas gracias nunca las piden ni las solicitan y, por lo tanto, no florecen en el mundo. Pero hoy les estoy dando una consagración a Nuestros Corazones Unidos específicamente para las familias. Este ofrecimiento de la familia hacia la victoria de Nuestros Corazones Unidos no es solamente para algunos, sino para toda la gente, todas las naciones. Muchas y particulares gracias serán otorgadas a las familias que se consagren de esta manera.”

“Los miembros de las familias que rehúsen participar de esta consagración quedarán fuera del círculo de gracia que rodea a los miembros de las familias consagradas, pero serán extendidas muchas gracias para su conversión que de otra manera no tendrían. Cuando hablo de la familia, me refiero a los que son de la misma sangre o que son un matrimonio.”

“Les he prometido, Mis hermanos y hermanas, estar con ustedes hasta el fin de los tiempos, tal como lo saben ustedes ahora.”

“Mi gracia los rodeará y los sostendrá a través de esta consagración, igual en los tiempos buenos o malos. Cada dificultad les ganará méritos a través de su rendición al Amor Divino. Su familia estará unida si responden a la gracia que Yo les ofrezco. Y ustedes, Mis hermanos y hermanas, compartirán la victoria de Nuestros Corazones Unidos en la tierra y en el Cielo cuando respondan a estas gracias.”

                                                                                                                                               >subir
CONSAGRACIÓN DE LOS NIÑOS A LOS DOS CORAZONES 

Queridos Corazones Unidos de Jesús y María, Yo los amo mucho. Quiero darles este momento presente y todos los momentos futuros de mi vida. Los quiero siempre complacer. Les entrego mi corazón hoy y siempre, y ruego para que Ustedes lo unan a Sus Corazones Unidos. Queridos Jesús y María, pongan en mi corazón el deseo de ayudar a los pecadores a volver a Ustedes. Amén. 

CONSAGRACIÓN DE LOS PAÍSES 

Yo, ________, como líder de esta nación de ________, deseo consagrar este país a la Divina Voluntad de Dios, que es el Amor y la Misericordia misma.

Me doy cuenta de que el futuro de esta nación depende de la Divina Misericordia y del Amor Divino. Decido evitar ofender la Voluntad de Dios en cualquier forma al apoyar legislaciones que sean contrarias a Su Amor y Misericordia, o al tomar alguna medida diplomática que transgreda los derechos humanos. Rindo el futuro a la Voluntad de Dios y a Su Provisión. Amén.

CONSAGRACIÓN DE LOS PAÍSES A LOS CORAZONES UNIDOS DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD EN UNIÓN CON EL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Padre Celestial, en este momento presente, el cual Tú has creado y deseado, yo, _______________ (nombre), por este medio consagro el corazón de este país, ______________(nombre), a los Corazones Unidos de la Santísima Trinidad en unión con el Inmaculado Corazón de María.

“El Mensaje que se dio en la Fiesta de los Dolores proviene del Corazón preocupado de tu Padre. Se da como una última alternativa para la Justicia Divina frente a la cantidad de pecado y error en todo el mundo. Si todas las naciones escucharan, si los líderes de la Iglesia en todo el mundo se adhirieran a Mis deseos, el corazón del mundo se volvería blanco de inocencia nuevamente. A los líderes del mundo les serían mostradas sus equivocaciones y serían convencidos de sus errores. Incluso te doy, Oh hombre, la clemencia de que esta consagración no requiere ser coordinada en un margen de tiempo específico. Más bien, cuando escuchen Mi voz a través de este Mensaje, cumplan Mi petición. Esta es Mi Divina Voluntad. Yo le hablo a todas las iglesias, a todos los gobiernos, a todos los clérigos. Defiendan así la rectitud:” (Después, Dios Padre da la siguiente oración de consagración a los líderes de la Iglesia.) (18 de Septiembre del 2007). 

CONSAGRACIÓN A LA SANTA VERDAD
 
Querido Jesús, le suplico al Corazón de Tu Padre Eterno que lave mi pobre corazón con el agua purificadora de Su Divina Voluntad.  Muéstrame cualquier cosa dentro de mi corazón que se oponga a la Santa Verdad, y ayúdame a desecharla para siempre.
 
Comprendo que toda verdad está basada en el Amor Santo.  Sólo por medio del amor y la humildad puedo vivir en la Santa Verdad.  A través de esta Verdad, en la cual yo espero morar ahora, ayúdame a aceptar cualquier iluminación de conciencia que Tú elijas enviarme.  Amén.
 
“… aquí está una consagración a la verdad que se puede rezar diariamente:”
 
“Por favor, créeme cuando te digo que ésta es una oración importante para estos tiempos.  Religiones enteras, sectas y gobiernos están llevando a la gente por mal camino con las mentiras de Satanás.”
 
“Por lo tanto, no escatimes esfuerzos en dar a conocer esta oración y este mensaje.”
(Jesús, 20 de Enero del 2009

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: